Use this contact form if you have any suggestions or questions for us. You’re also welcome to sign-up for our Pro Carton news here. * indica los campos obligatorios
Sostenibilidad

Valorización y reciclado

Tanto el reciclado del papel como el del cartón tienen sentido desde una perspectiva ambiental y económica. Representa el uso eficiente de la materia prima de los bosques, la reducción de los residuos y el ahorro de energía. También juega un papel en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, generadas en los vertederos.

Lo que se entiende por recuperación o valorización y reciclado

La valorización incluye la recogida de papel y cartón usado y su entrega a una planta de procesamiento de residuos. A veces también significa el proceso de reciclado.

El reciclado consiste en reprocesar el papel y el cartón recuperado, incluido el compostaje. El reciclaje ocurre cuando un producto ha cumplido su función original y se reprocesa para convertirlo en un nuevo material útil.

La industria del papel y del cartón siempre ha contado con una infraestructura de recuperación de residuos. El reciclaje del papel y el cartón es anterior a la era industrial moderna. Durante cientos de años y antes del uso de la madera como materia prima, la principal celulosa elaborada a base de materia prima se obtenía reciclando fibras de lino de desecho (fibras cortas de lino).

Reciclado de envases de cartón

Los cartones plegables se reciclan en fábricas de reprocesado, donde se separan las fibras, que después se utilizarán para fabricar cartón u otro producto de papel. O también se utilizan para hacer compost, el llamado proceso de “reciclaje orgánico”, o si el reciclaje no es posible, se recupera su contenido de energía en un incinerador de energía a partir de residuos.

Para poder reciclar , antes tiene que hacerse la recogida selectiva de los residuos de embalajes y envases de cartón y enviarlos a una planta de reciclaje. Los desechos de fabricación son relativamente fáciles de recuperar, como ocurre, por ejemplo con los desperdicios de las fábricas de papel y los fabricantes de cartón. No obstante, la mayor parte del cartón, junto con todos los productos de papel, acaban dispersos por la sociedad y se requiere una infraestructura para su recuperación. Se pueden separar en casa o en cualquier punto de recogida de residuos o incluso ser recogidos y llevados hasta ellos. En general, las principales fuentes de recogida de papel proceden un 50% de la industria y el comercio, un 40% de las familias y un 10% de las oficinas. El potencial futuro del incremento de la recogida selectiva apunta a las familias, dado que las fuentes industriales ya han sido exprimidas.

El aumento de la recogida de productos de papel y cartón aprovechables depende de la calidad de la recogida de esos mismos productos. La recogida selectiva aumenta la calidad del papel recuperado.

El desvío de papel y cartón desde los vertederos a puntos de recogida selectiva para su reciclaje representa una contribución importante para alcanzar el objetivo de recuperación del 65% de los materiales biodegradables antes de 2016 como dicta la Directiva de Vertederos de la EU. El papel y el cartón también tuvieron un gran protagonismo a la hora de alcanzar la meta de la EU de reciclar el 50 % de los desechos domésticos antes del 2010.

El papel y el cartón son los materiales de envase y embalaje mas reciclados en la EU, con una tasa de reciclaje del 81,3% según los datos de la Confederación de industrias de Papel en 2012.

Alrededor del 60% de los envases de cartón en Europa se fabrican con cartón reciclado.

Declaración Europea sobre el Reciclaje de Papel

En el año 2000, por iniciativa propia, la industria de papel se propuso aumentar la tasa de reciclado de un 49% a un 56 % antes de 2005. Una vez conseguida, se planteó un nuevo compromiso de alcanzar el 66% antes de 2010 en 29 países europeos (los 27 de la EU energéticamente suficientes Noruega y Suiza).

Esta tendencia ha continuado en alza y la industria de productos de papel y cartón sigue comprometida con el ambicioso proyecto de reciclar a un ritmo constante en Europa. En 2013, el Consejo Europeo de Papel recuperado (ERPC) anunció la impresionante tasa de papel reciclado del 71,5% para el papel y el cartón usado en Europa el año anterior. La cantidad de papel reciclado en Europa es 1,5 veces mayor que en 1998.

Fibra recuperada

Todas la fibras recuperadas, incluida la fibra de los embalajes y envases de papel y cartón, aportan alrededor del 50% de la fibra usada en las industrias de papel y cartón de todo el mundo. La cantidad de fibra recuperada usada es unos 150 millones de toneladas anuales. Los residuos de envases y embalajes, incluidos los de cartón flexible, no son la única fuente de fibra para reciclaje en Europa. Otras fuentes importantes incluyen el cartón de fibra corrugado, periódicos y revisas, material de oficina y residuos de papel, en general de las imprentas.

Para aumentar la recuperación y el reciclaje de envases en Europa, las metas para las cantidades de residuos de envases, incluidos los residuos de embalajes y envases de cartón y papel, las dicta la Directiva sobre la gestión de Envases y Residuos de Envases, 94/62/EC.

 

La calidad de la fibra recuperada

La calidad de la fibra recuperada depende de varios factores, que sean o no fibras largas o cortas, cómo fueron separadas de la madera original, si fueron blanqueadas y hasta qué punto se asocian con otros materiales como recubrimientos, tintas, plásticos, resinas resistentes en húmedo y adhesivos.

La calidad de la fibra depende, por lo tanto, de la separación inicial y del tratamiento, cómo se convirtieron en papel o cartón y, finalmente, cómo se emplearon esos productos.

La calidad de la fibra varía desde, las categorías de los sustitutos de la pulpa virgen (recortes blancos no impresos), los residuos de oficina, envases y embalajes de color marrón (crudo), a los cartones y papeles mezclados. El tipo o la clase de residuos y la demanda del Mercado determinan el precio.

Por lo tanto, el papel y el cartón recuperado se clasifican. La Lista Europea de Calidades Estándar de Papel para reciclar (EN 643) es una norma europea que enumera las diferentes calidades de papel recuperado, incluido el cartón. La Directiva Marco de Residuos (2008/98/CE) introdujo un procedimiento para definir los criterios de cuando un residuo deja de serlo. El flujo de residuos debe cumplir estos criterios para que los productos de desecho cambien de status y pasen de ser residuos a convertirse en materias primas secundarias. Las propuestas técnicas para los residuos de papel y cartón aún están por decidir.

Fibras que no pueden reciclarse indefinidamente

El número de veces que una fibra puede ser reciclada depende de la fibra virgen original, su procesamiento inicial y el uso, así como de los usos de los productos de papel y cartón resultantes. El trabajo de laboratorio sugiere que las fibras pueden reciclarse entre 5 y 7 veces.

Las fibras recicladas pierden fuerza en el proceso de reciclaje por las reducciones de longitud y adhesión entre fibras (fragmentos de la fibra se convierten en lodo durante el reprocesamiento). Se necesita un aporte de fibra virgen para mantener la resistencia del papel y del cartón reciclado.

Por la naturaleza de su uso, de algunos productos se eliminan las fibras por completo. Los ejemplos incluyen material de archivo impreso, portadas de libro, papel de cigarrillos y productos tales como pañuelos de papel. La proporción de papel no recuperable y no reciclable se estima en un 19% del consumo total de papel. Esto sitúa la tasa teórica máxima de recogida alrededor del 81% en lugar del 100%. Cuanto más lejos se está de este porcentaje de recogida, menos beneficio económico y medioambiental se alcanza.

Preservar y garantizar la calidad del flujo de papel y cartón usado para ser reciclado es vital si las actividades de la industria de reciclaje quieren ser sostenibles.

Eco-diseño para el reciclaje

Que los productos de papel usados tengan una buena capacidad de reciclaje depende de un buen diseño ecológico.

Por ejemplo, los fabricantes de tintas están ofreciendo las que utilizan recursos renovables y reciclables como la soja, el aceite vegetal y el almidón. Y los impresores optan cada vez más por recuperar y reciclar las tintas y los disolventes.

Más allá del ahorro en nuevos materiales y de la reducción de las fuentes, el diseño ecológico tiene como objetivo reforzar la capacidad de reciclaje del cartón y dar lugar a muchos beneficios ambientales, entre ellos:

  • Optimizar el uso de los recursos naturales.
  • Aumentar la calidad de la pulpa
  • Optimizar los sistemas de recogida.
  • Reducir los residuos y los componentes no reciclables.